Alonso Zavala

Tal como mencionaba la profesora Voluspa Jarpa, para que exista arte deben existir receptores que aprecien lo que el artista quiera comunicar/ expresar. Aunque en Chile la esfera del arte está, para mucha gente, separada de lo cotidiano, vale considerar aquel pequeño porcentaje de personas que sí visitan las exposiciones de arte.Para ellos, el arte nacional que se presenta, como se puede ver en la exposición de Altamirano, se relaciona con nuestra historia y memoria, marcada profundamente por las consecuencias del golpe militar, pero que también se nutre de nuestros paisaje y costumbre típicas, e incluso de nuestra realidad cotidiana vista con nuevos ojos de sorpresa. En definitiva, creo que la exposición es en sí una respuesta afirmativa a la pregunta por la existencia de un arte nacional, pues es autónoma de la academia clásica y representa nuestra identidad como chilenos, pero sólo toma sentido para quienes la visitan.